<<Estamos en Mêlée Island, de Monkey Island, porque está lleno de gente rara y todos nos piden hacer estupideces.>> Mr Martin Dominguez

¡Hola! Soy Alejandro Vilela y éste es mi espacio web. En él publicaré noticias interesantes, subiré fotos y hablaré un poco de mí mismo. Espero que disfrutéis de vuestra visita. ¡Un saludo!

Usuario
Pass
Regístrate aquí

Informática (1)
Varios (27)
Juegos (5)
Coches (5)
WTF (4)

  Ver noticia
Cabo verde: sábado de aventuras
Publicado el 2010-07-02. Varios.
Este fin de semana he vivido uno de los días más intensos desde que llegué a Mindelo. El sábado por la mañana nos despertamos con el objetivo de explorar las playas de las islas y desconectar un poco de ‘la gran ciudad’ (en sentido literal, por supuesto). Nos levantamos por la mañana, echamos gasolina a nuestro Ford Ecoexplorer (cortesía de Félix) y nos aventuramos por la carretera paralela al ecuador que cruza la isla de San Vicente para devorar ‘kilómetros’ y descubrir las playas de la isla. Antes de salir de la ciudad de Mindelo nos cruzamos en el arcén de la carretera con un surfista (tabla incluida) haciendo autostop. Como nos dirigíamos hacia la playa nos dijimos… ¿por qué no? Así pues, ya éramos cuatro rumbo a la aventura.
Y que viva el surf, oiga
El surfista nos habló de una playa desconocida y paradisiaca a la que se dirigen muchos surferos de la isla así que sin pensárnoslo dos veces seguimos sus indicaciones hasta llegar allí. El camino era realmente difícil incluso en coche, así que no queríamos ni pensar cómo tenía que ser para los surfistas que iban andando… mientras íbamos reflexionando sobre esto nos encontramos en el camino a otros dos surfistas más (de nuevo con sus respectivas tablas a cuestas) a los que amablemente invitamos a subir a nuestro coche de 4 cómodas plazas (apenas es un Ford Fiesta con suspensión alta). Los tres surfistas anónimos, David, Emilio y yo proseguimos durante un rato la marcha hasta alcanzar la deseada playa de Sandy Beach. El viaje había merecido la pena: una playa totalmente desierta, arena fina y blanca, olas enormes y la sensación de encontrarnos en un lugar único fueron los elementos que nos recibieron en nuestro destino. Pasamos allí un rato disfrutando del lugar para retomar al rato la marcha hacia nuevas playas de la isla.
This is Sandy Beach
Terminada la visita a Sandy Beach, tomamos una carretera de nueva construcción que une la población de Calhau con la región de Baia das Gates, al norteste de la isla. Aquí se suele celebrar un festival en agosto de música caboverdiana al que acuden más de 70 mil personas. Aprovechamos nuestro emplazamiento por la zona para localizar un restaurante ‘take away’ para comer. Como no, sufrimos la clásica espera reglamentaria de más de una hora hasta que nos trajeron la comida. Esto es lo que en Europa se entiende por servicio ‘take away’. Con la panza llena, nos dirigimos a una de las playas más espectaculares que he visto en mi vida: Praia Branca. Esta playa, de más de 5 kilómetros, está ubicada entre las poblaciones de Calhau y Baia das Gates, paralela a la nueva carretera que tomamos anteriormente. Se trata de una impresionante playa de arena blanca y fina con viento y olas continuas. Lo mejor de todo, la falta total de gente. ¡Una playa paradisíaca para nosotros solos! Pasamos una tarde genial jugando en el mar y dando patadas a un balón (que no jugando al fútbol). Una vez habíamos terminado en Praia Branca, montamos de nuevo en el coche y seguimos con nuestro día de exploración.
David y yo con 5 km de playa desierta a nuestras espaldas
Para terminar el itinerario, nos dirigimos con el coche hasta el pueblo de Salamanza, un pequeño pueblo pesquero con una población peculiar bastante aislada del resto de la isla. Al pasar con nuestro coche nos miraban con cara de ‘¿qué se les ha perdido a estos aquí?’, pero la mayoría nos saludaban con cara de incrédulos y sonrisas en la cara. En la playa de Salamanza, totalmente inhóspita, nos deleitamos con una espectacular puesta de sol tras las montañas de Mindelo. Momento único de los que quedan grabados en la retina para siempre.
De las mejores puestas de sol que he visto
Después de la puesta de sol, cogimos el coche y volvimos a Mindelo para finalizar el día cenando como señores en nuestro habitual Pont d’agua. Tras la cena, un poco de fiestecita en la discoteca Caravela para cerrar un día único en el que descubrimos parte del corazón de San Vicente y nos sentimos un poquito parte de todo esto. ¡Seguiré informando!
4 comentarios - Viendo comentarios

Comentarios

dijo el 2010-07-06 21:37:56
heeeeeeeeee soy tu tio, jejejeje, el roteño perdi mi usuario ¿que marisco hay? jejeje
dijo el 2010-07-06 21:36:29
como me gusta lo que estas viviendo ten los ojos muy abiertso, son tiempos unicos
scatsy dijo el 2010-07-05 20:05:08
Que envidia Alex, espero que estes sacando muchas fotitos y nos cuentes cosas a tu regreso :), la playa desierta impresiona macho.
poitas dijo el 2010-07-03 18:20:09
Qué grande!!! Qué envidia nos estás dando tío... y cómo os apañasteis para meter a tantos surfistas en el coche ese?? Awesome Cape Verde!

Comentarios siguientes | Comentarios anteriores

Comenta esta noticia

Usuario ¿Aún no estás registrado? Haz click aquí.
Contraseña
Comentario


Diseño, idea original y código por Alejandro Vilela.
- Todos los derechos reservados. 2008 -